Vida Plástica

Un día le pregunté a un amigo si no sentía que nuestras vidas y nuestra realidad eran plásticas. Me pidió que lo desarrollara y le explicara de qué estaba hablando. Pensé en entrar en una profunda reflexión filosófica, sumergirme en los grandes pensadores y a partir de ahí explicarlo. Preferí tomar el diccionario y desarrollar una explicación sencilla. Estoy seguro de que mi amigo me lo agradecerá.
Efectivamente nuestra realidad es plástica. Llevamos vidas plásticas y su plasticidad no nos permite procesarlo.
Veamos la definición de la palabra:
Plástico, ca.-
1. (adj.) Que puede moldearse.
2. Relativo a la reproducción de las formas
3. (Fem.) Escultura.
4. (Masc.) Material de origen orgánico o sintético susceptible de ser modelado o moldeado en caliente o a presión.
5. Explosivo a base de nitroglicerina y nitrocelulosa.
Perfecto. No queda mucho espacio para desarrollar la idea, la definición lo engloba todo.
Observemos la primera línea: “(adj.) Que puede moldearse” Usemos una definición básica y ampliamente conocida del adjetivo: “Palabra que se agrega al sustantivo para designar una cualidad” Nuestra realidad plástica es una realidad que tiene la cualidad de poder ser moldeada (¿Subjetivismo?). Nuestra vida plástica puede ser moldeada, pero ¿quién es el artista y cuál o quién es la obra? Moda, mercadotecnia, consumo de masas, materialismo… ¿se les hace familiar alguna de éstas?
“Relativo a la reproducción de las formas” ¡por favor! Sólo hay una cosa que decir sobre esto: “Producción en cadena” ¡ah! Y no podemos olvidar a la Revolución Industrial ni al desarrollo/avance de la tecnología, siempre buscando productos innovadores para vender a la selecta sociedad ansiosa por poseer lo que avienten al mercado.
La definición concerniente a la mujer simplemente dice “Escultura”. Imponente forma de describir la errónea concepción que tiene el hombre de la mujer.
No hay mucho que decir de la definición masculina “susceptible de ser modelado o moldeado en caliente o a presión”…
La última es la más interesante, nada más hay que ver lo que hemos hecho con el medio ambiente. El estado del planeta es el ejemplo perfecto de nuestra explosividad. Debemos tratar, a nuestras vidas plásticas, con extremo cuidado. Reflexionemos sobre la situación actual y el camino que llevamos, porque cualquier día podría explotar en nuestras manos.
Finalmente veamos otro de los términos que utilicé al principio:
Plasticidad.-
1. (Fem.) Calidad de plástico.
No hubiera podido explicarlo mejor, de haberlo intentado. La “calidad de plástico” que tienen nuestras vidas (nuestro entorno, nuestras interacciones sociales, nuestra REALIDAD latente) no permiten que veamos más allá del plástico y lo reconozcamos por lo que es. Es la típica historia del elefante que está pasando frente a ti y no lo ves, por la inexistente distancia entre tu rostro y su masa corporal.
¿Tú qué opinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s