Expectativas

Siempre esperamos cosas de la vida y de las personas. Tener expectativas de todo es parte de nuestra errante naturaleza humana. Las expectativas nacen de nuestros deseos, alimentados por nuestra particular visión de la realidad. Nuestras expectativas son proyecciones de lo que haríamos, esperando que el resto de las personas actuaran como nosotros y que sus personalidades se moldearan a nuestras necesidades e ilusiones. No pensamos en la naturaleza de la persona (o personas) en cuestión, no consideramos lo posible ni lo probable, sólo pensamos en lo deseable.

A veces no concebimos que una persona pueda esperar ciertas cosas de nosotros. Ciertos gestos, detalles, palabras, actitudes, posturas, etc. No entendemos cómo pueden esperar cosas que no van con nuestro estilo, con nuestro criterio, con nuestro modus operandi. Es nuestra falta de empatía la que nos hace olvidarnos de esto cuando estamos alimentando nuestras expectativas sobre los demás.

Las personas no nos decepcionan, las expectativas irreales que tenemos sobre ellos son la causa de nuestra decepción. Con esto no quiero justificar el comportamiento, que puede dejar mucho que desear, de las personas. La mayoría de los fracasos en las relaciones se atribuyen a la falta de compenetración, posiblemente a una mala comunicación pero nadie a se detiene a pensar en lo poco observadores que somos. Siendo honestos somos seres ensimismados, que sufrimos de una visión de túnel que nos impide observarnos y juzgarnos como lo hacemos con los demás. Nuestra forma de ver y absorber al mundo está permeada por las ideas que tenemos. Lo que quiero decir es que la mayoría de las veces vemos a las personas como las queremos ver y no como son en realidad.

Nos podríamos evitar la clásica “no era la persona que creía que era” o “no eres la persona de la que me enamoré” si nos esforzáramos en VER a la persona que tenemos frente a nosotros, en CONOCERLA y dejáramos de idealizar y crear imágenes que sólo existen en nuestra mente. Nadie es perfecto y por más que lo intentemos jamás lo conseguiremos. Si partimos de la imperfección implícita de todos, nos tomamos el tiempo de observar y conocer bien a las personas, con el tiempo no nos llevaremos sorpresas desagradables. En lugar de tener expectativas imposibles de cumplir, tendremos expectativas realistas basadas en el verdadero potencial de cada individuo.

No podemos reprocharle a alguien por no ser la persona que esperábamos que fuera o la persona que deseábamos que fuera, pero sí podemos reclamar cuando dejan de ser la persona que son, cuando dejan de esforzarse por alcanzar su potencial. Las expectativas no son malas, sólo debemos hacerlas pensando en los otros en vez de pensando en nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s