El poeta.

El poeta afirmaba haber tenido una vida plena. Tres matrimonios exitosamente fallidos. cuatros hijos amorosamente distantes. Tres perros y dos gatos. Presumía haber vivido en cinco países y catorce ciudades. Era famoso por hablar siete idiomas, tres de ellos perdidos con él. Eran conocidas sus aventuras, los célebres deslices y las destacadas discusiones intelectuales de las que siempre salió avante. El poeta poseía una vida codiciada por los biógrafos, que relamían sus labios pensando en todo lo que podrían decir sobre semejante figura tras su partida.

El poeta murió ayer y hoy los biógrafos, con gran pesar, cambiaron de género sus obras, de biografía a ficción. Sus tres matrimonios fueron ficticios, no tiene hijos, perros ni gatos. Pasó su vida en un mismo cuarto y sólo conocía el idioma de la poesía. El poeta vivió a través de sus obras y de sus letras no trascendió.
Ave Literaria

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s