Todos los santos.

He leído y escuchado mucho sobre los eventos en Ayotzinapa. Lo que falta es perspectiva. Tenemos marchas, noticias, relatos, recuentos, teorías, condenas, toma de edificios, incendios, enfrentamientos, amenazas y silencio. En casos como éste debemos tener presente que lo último que saldrá será la verdad, si es que llega a salir.

Es una pena que algo de esta magnitud tenga que ocurrir para que se empiece a hablar de las condiciones precarias en las que viven y estudian. Pero hoy lo vemos y no lo debemos ignorar. He leído la miriada de comentarios en noticias, blogs y publicaciones en redes sociales. He visto la descalificación y los insultos en los que están cayendo las personas al comentar y opinar. He visto todo esto con mucha tristeza e impotencia.

He leído y visto las condiciones deplorables en las que viven y de donde brotan para buscar una educación que les permita ser maestros y continuar con la educación y la movilización de los millones de pobres que no pueden cubrir sus necesidades básicas. He visto la polarización, la movilización de estudiantes de todos los sectores sociales y puntos del país, el cierre de los caminos, el enojo, la rabia y el fastidio. He visto los rostros de tristeza de los padres que exigen les devuelvan a sus hijos. He leído con incredulidad a aquellos que parecen olvidar que a pesar de sus pecados y errores esos estudiantes son personas y por ninguna razón merecían ser asesinados ni desaparecer.

Por un lado están las personas que descalifican al gobierno ratero, asesino como lo califican. De otro lado están los que condenan a los jóvenes desaparecidos por rateros, militantes y anarquistas provocadores mediocres que no aportan nada a la educación del país. A las personas que han sufrido los abusos de los normalistas y ahora critican a todos aquellos que los defienden les pregunto ¿qué persona merece que le corten el rostro y le saquen los ojos? ¿Qué persona merece ser levantada por la policía y no volver a ser vista sin explicación ni justificación legal? ¿Qué persona deja de ser persona para merecer ese trato inhumano? Le pregunto a todos los santos que critican y descalifican ¿y si fueran tus hijos?

Perspectiva, lo que hace falta es eso. No son unos santos, ninguno de nosotros lo es, pero ningún tipo de pecado o error merecer ser castigado de esa forma. No hay que perder la perspectiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s