Desasosiego

Te inhalo
Te apaciguo, te acuño en mí.
Te pasmo, sacudo tu interior
agito la luz de tu intimidad.
Te absorbo, penetro tus poros
hasta dejarte 
en la morada del desastre.
Te beso, te acaricio
hasta el límite del desasosiego.
Desafío al cielo,
en tu mirada incinerada.
Te alzo a nada y a nadie,
hasta el límite del lamento.
Te entrego,
a la merced del errante
morir genital.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s