La vida.

No es algo personal, no puedo lidiar con tanto ruido. No soy tan ensimismado, mi mente es ensordecedora y me queda poco espacio para lo demás. Pienso que todos los que me rodean están llenos de banalidades (como cualquier persona, como yo) y sólo puedo lidiar con una cantidad limitada de eso. No es que me sienta superior, sólo me sé diferente. Hay cosas que incomodarían a los demás y nos ahorro eso con máscaras o actuando de formas que me terminan catalogando como un payaso o desconsiderado.
 
Para mí la vida es el cielo gris, la luna, el olor a lluvia, la tierra mojada y sentir el pasto en mis pies. Mis placeres mundanos incluyen andar descalzo por todos lados y comer con las manos; el vino, la cerveza y el whisky, desde hace poco también la ginebra. La vida es la música que me conmueve, las películas, series y libros. Son las historias, es el dolor y el vacío que nos acongoja. Es el sentimiento de insatisfacción que nos aqueja a todos, aquel que intentamos llenar con objetos y placeres momentáneos. Es caminar entre libros, el sonido de la máquina de escribir o el sonido de esta pluma fuente que parece rasgar cada palabra tal como las siento cada que salen de mi cabeza y aterrizan sobre una hoja, como rasgar mi corazón un trazo a la vez, una verdad o fantasía tras otra me desangro sobre la herida que es mi día a día. La vida es este rasgar de la pluma sobre la hoja que es mi vida, una herida a la vez.
 
No pienso que sea imposible que otros lo entiendan. Si lo comparten son personas que tienden a encerrarse, de alguna forma u otra, como yo. Si no lo comparten son personas que esperan lo que todos esperamos, que sean como son ellos y será difícil que cuadre mi lógica en la suya; tal vez no lo entiendan pero respeten mi forma de pensar, a la larga hará mella en ellos y esa comprensión se volverá indiferencia; tal vez me quieran salvar porque en su mente soy un ser descarriado y no un viajero que tomó un camino diferente. Como sea, nadie tiene verdades absolutas sobre la vida y quien crea que lo tiene ya perdió gran parte de la misma por haberse cerrado a una infinidad de posibilidades. No es que sea un ser egocéntrico, funciono en sociedad a pesar de mí mismo y eso es mucho más que suficiente y tal vez más de lo que debería dar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s