opinión

Attack on Titan, mis impresiones.

Observaciones sobre Attack on Titan. Disfruté mucho la primera temporada. Los dibujos/animaciones transmiten de una forma muy bella lo que necesitan transmitir para que funcione la historia y, al mismo tiempo, la aprecies como arte. La historia te permite creerla y sentirla como algo viable, hay explicaciones coherente, existe un orden y una organización, en su sociedad, con la que te puedes identificar.

Hubo dos elementos que llamaron mi atención. El primero es la religión. Las personas religiosas creen que los muros son la obra de Dios y los consideran deidades. Al principio me molestó esto porque lo sentí ridículo, ¿quién podría creer que un muro es una deidad? Conforme fui avanzando en la historia reflexioné mucho sobre la fe de la gente en la historia y sus creencias. Después de pensar en las religiones que existen hoy me di cuenta que la idea de que la gente crea en un muro no es ridícula. La historia inicia cien años después de los últimos ataques de titanes y si una sociedad ha vivido cien años sin ataques y ven al muro como su máxima defensa y no vieron al muro ser construido, no hay un registro de su construcción, no se estudia la historia de la humanidad y cómo llegaron ahí y cuándo se levantaron los tres muros, en ese caso el paso de las generaciones va olvidando detalles sobre su historia y se podría llegar al punto en el que algunos piensen que los muros siempre han existido y que los hizo Dios, así es viable que consideren a los muros deidades. Esto es una gran representación de lo que es una religión y de la evolución de las mismas.

El segundo detalle muy interesante de la historia es la crítica de la sociedad a los soldados que arriesgan sus vidas para protegerlos. En diferentes momentos se ve la bipolaridad de los ciudadanos, en un momento los consideran héroes y al siguiente se quejan del derroche de sus impuestos que no están sirviendo mas que para alimentar a los titanes o financiar expediciones militares que no llevan a nada. Las primeras veces que vi esa reacción de los civiles dentro de los muros, me indigné, ¿cómo se pueden molestar con las personas que están buscando acabar con la amenaza que podría eliminar a la humanidad? Esta es una de las claves de la historia. La humanidad, incluso en los momentos más complicados y al borde del exterminio, no puede unirse del todo; los intereses de algunos están encima de los intereses de otros, valoran más la parte económica que su libertad o como dice Eren “el vivir como ganado”. Es triste ver esto porque te hace pensar que es cierto y la humanidad podría ser así siempre, hasta en sus momentos más vulnerables. Los acaudalados siguen pensando que son mejores que el resto y que merecen trato especial; la gran mayoría busca su propio beneficio y bienestar sin pensar dos veces en el de la mayoría, la corrupción penetra cualquier organización y cualquier momento; el miedo congela y hace olvidar la compasión, la empatía y la hermandad.

Attack on Titan es un muy buen anime que tiene elementos complicados, difíciles de asimilar y molestos, pero son así porque ilustran nuestros defectos como sociedad.

Todos los santos.

He leído y escuchado mucho sobre los eventos en Ayotzinapa. Lo que falta es perspectiva. Tenemos marchas, noticias, relatos, recuentos, teorías, condenas, toma de edificios, incendios, enfrentamientos, amenazas y silencio. En casos como éste debemos tener presente que lo último que saldrá será la verdad, si es que llega a salir.

Es una pena que algo de esta magnitud tenga que ocurrir para que se empiece a hablar de las condiciones precarias en las que viven y estudian. Pero hoy lo vemos y no lo debemos ignorar. He leído la miriada de comentarios en noticias, blogs y publicaciones en redes sociales. He visto la descalificación y los insultos en los que están cayendo las personas al comentar y opinar. He visto todo esto con mucha tristeza e impotencia.

He leído y visto las condiciones deplorables en las que viven y de donde brotan para buscar una educación que les permita ser maestros y continuar con la educación y la movilización de los millones de pobres que no pueden cubrir sus necesidades básicas. He visto la polarización, la movilización de estudiantes de todos los sectores sociales y puntos del país, el cierre de los caminos, el enojo, la rabia y el fastidio. He visto los rostros de tristeza de los padres que exigen les devuelvan a sus hijos. He leído con incredulidad a aquellos que parecen olvidar que a pesar de sus pecados y errores esos estudiantes son personas y por ninguna razón merecían ser asesinados ni desaparecer.

Por un lado están las personas que descalifican al gobierno ratero, asesino como lo califican. De otro lado están los que condenan a los jóvenes desaparecidos por rateros, militantes y anarquistas provocadores mediocres que no aportan nada a la educación del país. A las personas que han sufrido los abusos de los normalistas y ahora critican a todos aquellos que los defienden les pregunto ¿qué persona merece que le corten el rostro y le saquen los ojos? ¿Qué persona merece ser levantada por la policía y no volver a ser vista sin explicación ni justificación legal? ¿Qué persona deja de ser persona para merecer ese trato inhumano? Le pregunto a todos los santos que critican y descalifican ¿y si fueran tus hijos?

Perspectiva, lo que hace falta es eso. No son unos santos, ninguno de nosotros lo es, pero ningún tipo de pecado o error merecer ser castigado de esa forma. No hay que perder la perspectiva.