youtuber

Me enamoré de un artista en Internet

Es muy fácil enamorarse de una idea alimentada por lo que vemos en una pantalla y nuestra imaginación. Veo a una persona en un video, leo a una persona en una página, entro al mundo de un personaje en una serie o una novela, escucho las composiciones de un músico, me atrapa la pintura de alguna artista; hay tantas formas de experimentar las creaciones de las diferentes personas que comparten su creatividad en Internet, que seguido nos confundimos.

A veces pensamos que nos enamoramos de equis persona, que la conocemos, que la entendemos y que seguro nos comprendería y nos identificaríamos si nos conociéramos. Llegamos a pensar que es una pena que no nos podamos conocer porque parecemos creados para conectarnos. “No fue casualidad que encontrara esto, fue el destino que me está señalando a un alma gemela.” Pero no es así (tal vez un pequeño porcentaje de los casos sí podrían ser así, pero sería una cifra cercana a 1 en un millón), no estamos conociendo a una persona a través de las mínimas gotas que nos caen sobre esas personas y sus vidas. Hay que pensar en lo complejos que somos, en lo complejas que son nuestras vidas y comparar eso con lo que podemos ver de esa persona en lo poco que comparte en Internet. También debemos considerar que lo que nos comparte es una selección de sus obras, de su trabajo, y que eso implica ver el 0.00000001% de esa persona, porque ver su trabajo o su arte no es conocer a una persona.

Hay personas que tienen la fortuna de pasar su vida entera con alguien a quien aman. Se conocen desde pequeños, se van acompañando en su crecimiento, se enamoran, se casan y se acompañan hasta su muerte. Estas personas mueren sintiendo que conocieron a su pareja a fondo y que nunca la conocieron del todo. Es complicado llegar a conocernos, a la perfección, a nosotros mismos a lo largo de nuestras vidas y si no podemos con nosotros conocer a alguien más resulta imposible. Tomando esto en cuenta la idea de conocer a una persona a través de unos videos, unas canciones, unas frases, unos libros, actuaciones, series o películas es improbable.

Tal vez lo que ocurre es que nos enamoramos de una idea o una ilusión; tal vez nos estamos enamorando de nosotros mismos porque estamos proyectando nuestra forma de ser y de pensar en la imagen de alguien en Internet; tal vez nos enamoramos de lo que representan; tal vez es una atracción que estamos inflando; tal vez estoy equivocado y sí es amor; tal vez, pero no estamos conociendo a una persona, estamos alimentando una idea.